Escribo este libro como una forma de conversar con los amigos. Él se inscribe en el género de Crónicas, es decir, de relatos relacionados a la historia, pero que no la reproducen tal cual, pues más tienen que ver con la forma cómo yo sentí pasar algunos acontecimientos y cómo me involucré en ellos desde los 5 años de edad.

Comencé a escribir este libro el primer día del mes de septiembre 2005 y pensaba presentarlo el día que cumplía 60 años, el 4 de abril 2006, en una ceremonia donde esperaba compartir mucha alegría y vino con mi esposa, mis hijos, mis hermosos nietos, mis hermanos y hermanas y los amigos y amigas. Finalmente, me venció la tentación de visitar a mi nieta en el Ecuador, hice mi maleta y me fui allá dejando esta noble y divertida tarea para después.